¿Cómo se creó la imprenta?

Anuncios patrocinados


Imprenta
Dibujo de cómo sería una de las primeras imprentas de la historia

 Como sabrán, si son asiduos lectores de Neet, los Domingos son días temáticos donde los diferentes escritores tenemos la posibilidad de abordar distintas temáticas de diferentes perspectivas. Ustedes dirán “si lo sabemos, pero hoy es lunes”. Eso ya lo sé, lo que pasa es que por motivos de estudio no tuve tiempo de escribir, y bueno, acá me leen. La temática presentada ayer fue inventos y a mi lo que se me ocurrió fue escribir sobre cómo se creó la imprenta.

Antes de empezar a narrar, dos salvedades. Primero, es que les voy a dejar alguno de los trabajos de mis compañeros, para que si son de su interés los puedan leer. Segundo, es que abordaré esta consigna de los inventos, no tanto haciendo referencia a los detalles técnicos e históricos del mismo, sino haciendo más referencia, a lo que a mi parecer (habiendo leído ya diferentes opiniones y algunos trabajos), fue la revolución que provocó este invento. Sobre todo, su impacto social. Obviamente, todo esto en una forma resumida y estrictamente personal, donde seguramente se podrán observar muchos errores y realizar profundas críticas.

Primero, lo primero:

Muy bien, ahora si, a lo nuestro.

El nombre más rutilante que suena cuando se habla de la creación de la imprenta es el de Johannes Gutenberg, aunque son varios los apellidos (de otros europeos por supuesto) que también se quisieron, o la gente de su pueblo quiso, cargar con este invento. Nuestros amigos de Wikipedia nos brindan un fragmento de texto de un sucesor de la imprenta de Gutenberg, como para fundamentar el porqué de este nombre:

“…Este libro ha sido impreso en Maguncia, ciudad donde el arte admirable de la tipografía fue inventado en 1450 por el ingenioso Johannes Gutenberg y luego perfeccionado a costa y por obra de Johann Fust y de Peter Schöffer… entre otros…”

Entonces podríamos datar de 1450 la creación de la imprenta, si es que se la adjudicamos a este hombre. Sin embargo a mi, sinceramente, quién fue el creador y en qué fecha precisa se inventó me tiene sin cuidados. A mi lo que me interesan son las consecuencias que este invento trajo aparejado consigo.

Imagínense que en esa época y, por supuesto, también las anteriores, sólo muy poca gente, un muy reducido mínimo de la población, sabía leer y escribir. Pueden pensar que esto suena a dato estadístico, pero no es así. Imagínense si ahora, en la Argentina, hay todo un debate de la ley de medios, es decir, haber quien controla los medios de comunicación, porque es a partir de allí que el grueso de la gente adquiere su noción de “realidad” por así decirlo, como en esa época los que trasmitían información y los que la dejaban escrita eran sólo un puñado de personas.

Se puede objetar, claro está, que al principio los fines de la escritura tendían más hacia la conservación de datos y cosas por el estilo. Pero, el acceso a la lectura, a través de la imprenta fue uno de los motivadores (entre otros cuales se podrán citar montones) para que la lectura tenga muchas más finalidades.

No me quiero extender mucho más, porque sé que por lo general leer en Internet un retazo muy largo de texto no es lo más divertido del mundo. Lo que quiero dejar plasmado es como la sociedad humana cambió su forma de comunicarse, de educarse e informarse a través de la lectura. Antes, como ya se dijo, esto era materia de unos pocos. Con la imprenta se hizo masivo. Ahora el pueblo podía “saber” (lo pongo entre comillas porque todos sabemos que no todo lo que se escribe es cierto ni todo lo que se escribe es todo lo que pasó en realidad) lo que sucedía con la clase gobernante. Ahora el pueblo podía acceder a una educación, que le dé opinión y una crítica de la vida.

Imagínense que si ahora, el fenómeno de la globalización parece algo increíble, que nos decimos (o al menos yo lo hago) cómo puede ser que me pueda comunicar con alguien que está en Europa y a la vez con otro de China y saber que está pasando en Australia y en los Estados Unidos a la vez; como pudo haber repercutido en las diferentes épocas la posibilidad de que todo el mundo, o por lo menos mucha más gente, acceda a la lectura y a la información. Porque a fin de cuentas, la globalización es la información compartida a velocidades increíbles. Pero tranquilamente podemos decir, que parte de esta globalización se debe a la imprenta. Que fue la primera impulsora de la información masiva a todos los estratos (esto habría que ver bien cuando se fue expandiendo) de la sociedad.

Espero no haberlos aburrido tanto, esta es una opinión particular de este increíble invento que fue la imprenta y que también viene aparejado con la temática de la semana pasada que fue la lectura. Ya que gracias a este artefacto, podemos decir también, que podemos disfrutar de los placeres que nos otorga el leer.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *