Diferencias entre usar un PLC y un adaptador Wifi

Anuncios patrocinados


La banda ancha basada en fibra o cable es cada día más habitual, en España ya hay más de 2 millones de domicilios que se conectan a Internet mediante fibra óptica y así las velocidades que alcanzan son de 300 Mbps de velocidad de bajada y de 100 Mbps como habituales. Para aprovecharla hay que tener una red doméstica que pueda soportar estas conexiones de banda ancha y no siempre es fácil que los dispositivos se beneficien de estas velocidades de la fibra o cable usando la conexión mediante router. Una de las alternativas es usar tecnología PLC como herramientas para tener una recepción mejor de Internet. Por eso, te contaremos qué diferencias hay entre usar un PLC y un adaptador WiFi. 

Las tecnologías WiFi dependen de elementos para funcionar correctamente, a cada estándar, que hay diferentes, está asociada una velocidad máxima de transferencia de datos. La versión más reciente es la de tipo “ac” con hasta 1.733 mbps. Pero se trata de velocidades máximas y teóricas, que se pueden lograr si el router y el dispositivo soportan la misma tecnología y si tenemos suficientes antenas para manejar el ancho de banda que ofrece la tecnología MIMO.

Del número de antenas del router dependerá que tengamos más o menos velocidad de transmisión, cada antena tiene cierta velocidad y esta tecnología MIMO permite sumar las velocidades de cada una para que el ancho de banda total sea mayor.

En las redes WiFi la distancia entre el router y los dispositivos conectados a la red, la posición de muebles, paredes y demás influyen ampliamente en su efectividad. Además, suelen haber interferencias.

Además debemos considerar que hay limitaciones inherentes a estas comunicaciones inalámbricas, es decir, la velocidad que se publicita incluye no sólo los datos de Internet sino también los códigos de control, corrección de errores o información propia de los protocolos que se emplean en las comunicaciones que en total utilizan 60% de ancho de banda.

Se han empezado a comercializar los repetidores WiFi que son una propuesta lógica si analizamos esto rápidamente, pero se trata de una tecnología que no siempre es óptima. Funcionan “enganchandose” a la red WiFi que deseamos ampliar y actúan como puente entre el router y dispositivos que están alejados a él. Pero sus carencias son  varias. En principio, si el repetidor está muy alejado del router la señal que “amplifica” estará limitada por la señal que le llegue ya que no hacen milagros, si les llega una señal WiFi débil amplificarán una señal WiFi débil. Entre otros problemas.

En teoría la mejor forma de aprovechar una conexión de banda ancha cuando está alejada del router es usando un cable de red Ethernet que vaya desde el router hasta el dispositivo que deseamos. Los cables llevan esta conexión sin perjudicarse por la distancia pero no siempre es muy bueno tirar cables en la casa, además, hay dispositivos que no integran este conector como los móviles, tablets y algunos portátiles.

Por eso, la tecnología PLC es una solución interesante para usar el cableado de la instalación eléctrica de la casa para llevar Internet a donde WiFi no llegaría o llegaría débil. Se necesita un dispositivo PLC e instalarlo para que inyecte la señal en la instalación eléctrica mediante un enchufe normal y otros dispositivos PLC que la extraigan en el lugar donde queremos que llegue Internet.

Tecnología PLC

Generalmente los venden de a dos unidades, una para la corriente cercana al router y la otra para el lugar alejado. La conexión de estos dispositivos dependen del modelo que compremos, hay algunos que sólo tienen conexión Ethernet por lo cual debemos usar un cable de red que vaya del PLC a la televisión, consola, etc. En otros casos puede haber más de un conector de red por lo cual podemos tener más de un dispositivo online en simultaneo. La opción más interesante es el PLC “remoto” que integra conexiones Ethernet como punto de acceso a WiFi, por ende, tendremos otra red a nuestra disposición.

Son muy fáciles de instalar, debemos enchufarlos y listo, si tenemos un PLC con punto de acceso a WiFi como consejos te decimos que también deberemos configurar los equipos que queremos dar conexión para que accedan mediante la red del PLC y no la del router.

Los dispositivos PLC al igual que WiFi introducen códigos de control y corrección de errores que hacen que no toda la velocidad teórica de su tecnología se aproveche para transmitir datos.

Hay distintos tipos de PLC como PLC 200, 500, 600 o 1200, el nùmero que acompaña es el de la velocidad máxima de transmisión en mbps. Las modalidades para conectar tus dispositivos con tecnología PLC son tres: PLC con conexión Ethernet, PLC con varias conexiones Ethernet y PLC con conexiones Ethernet y WiFi, que es la más flexible pero también la más costosa.

PLC encaja perfectamente con los usos domésticos, , las conexiones de cable permiten llevar Internet a otros artefactos sin tener que preocuparse por la red inalàmbrica y el punto de acceso a WiFi ofrece una conexión óptima para tablets, móviles y ordenadores sin Ethernet, por ejemplo.

Esperamos que te haya interesado y que puedas distinguir las diferencias entre usar un PLC y un adaptador WiFi. Tener en cuenta estos puntos permitirá que puedas dar con ciertas soluciones a tus problemas de conexión.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...



» »

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *