Migrar de Windows XP a Linux

Anuncios patrocinados


Migrar-de-Windows-XP-a-Linux-image

 Por si algunos de sus usuarios aún no lo sabe, el fin de soporte de Windows XP es inminente. La compañía Microsoft anunció que ya no se brindarán actualizaciones ni soporte para este sistema operativo, por lo que hay que comenzar a pensar que hacer. Una opción sería actualizarnos y colocar Windows 7 u 8, pero a veces buscamos algo diferente. Para quienes estén emprendiendo esta búsqueda les presentamos un tutorial de como migrar desde Windows a Linux, un sistema opertivo libre, diferente aunque no tanto.

Para comenzar podemos tener la idea de adquirir no sólo un sistema operativo nuevo, sino también un equipo nuevo. Si decidimos abandonar Windows contamos con la posibilidad de Apple y la de fabricantes, no muchos, que comercializan con GNU/Linux instalado. Apple presenta un atractivo sistema operativo, pero que suele poseer un precio más elevado a resto. En cuanto a las opciones relacionadas con Linux, el principal problema es la escacez de drivers para los diferentes componentes de hardware. Es importante que remarquemos que en ocasiones los dispositivos externos, como scaners o impresoras, pueden tener problemas de compatibilidad si no se utiliza Windows, problema que se acentúa más en Linux que en Mac (Apple).

Algunas ventajas que Linux presenta sobre Windows son: el escaso o nulo costo de las licencias y programas, la calidad intrínseca del sistema y la ausencia de malware para este SO.

linux-inside

Para quienes aún no puedan desprenderse del todo se su XP, es posible incluír Linux y Windows en un mismo disco duro, utilizando de esta forma el antiguo sistema sólo para lo imprescindible mientras que se aprende el manejo de Linux. Para esto, se debe hacer un huevo en el disco para instalar Linux. La mayoría de distribuciones contemplan esta posibilidad durante la instalación. Otra opción es comprar otra unidad de disco instalando Linux en ella.

A la hora de buscar una distribución, la mejor será aquella que reconozca todo el hardware que tenemos, incluido periféricos, y que nos guste por su aspecto. Para probar esto debemos descargar las versiones Live disponibles y probar sin instalar nada. Es interesante además buscar una interfaz de Linux que, desde el punto de vista funcional se parezca a Windows XP. Los entornos de escritorio de LXDE, Cinnamon o MATE se presentan con similitudes a Windows: botón de inicio, barra de tareas y una organización de software parecida.

Si la máquina que queremos sustituir posee pocos recursos, encontramos algunas versiones, como el Puppy Linux especializadas en este tipo de hardware.

Tanto si vamos a sustituir completamente Windows XP como si se va a instalar Linux en la misma máquina, debemos salvar nuestros datos. La fórmula que empleo cuando me enfrento a esta situación es una unidad externa USB, donde voy organizando los contenido con el mismo criterio que después se clasificarán en Linux dentro de nuestra carpeta personal: documentos, música, imágenes, vídeos y descargas. En cuanto a contactos y correo electrónico, si hemos utilizado en Windows XP el cliente de correo Outlook Express, algunos programas como Mozilla Thunderbird (presente en muchas distribuciones GNU/Linux), permiten importar la libreta de direcciones y los mensajes de correo con facilidad.

Linux evita la aparición de ventanas emergentes no deseadas, la necesidad de buscar programas en páginas de dudosa procedencia, descarta el uso de antivirus y olvida la necesidad de reiniciar el sistema por instalar un navegador o cualquier programa. Que la mayoría de los programas sean gratuitos es un punto muy grande a favor de este sistema.

Si decides dar una oportunidad a GNU/Linux como alternativa a Windows XP y tienes paciencia, tendrás más satisfacciones que dolores de cabeza.

 

 

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *