Pasos para preparar una pared para pintar

Anuncios patrocinados


cómo preparar una pared para pintar
Pintar una pared

Los cambios son buenos y necesarios para cualquier persona. Muchas veces el agobio de la rutina nos lleva a reinventarnos y ahí es donde los cambios aparecen. Muchos optan por un cambio de look y se cortan el pelo, otros se van de vacaciones, algunos eligen mudarse de casa y otros dejan su trabajo de siempre y arrancan con un nuevo emprendimiento. Si ninguna de estas opciones te apetece, otra idea es cambiar el color de la paredes de tu casa.

Pero pintar y remodelar un ambiente no es moco de pavo. No basta con comprar unas latas de pintura y una brocha o rodillo, la pared debe ser debidamente preparada para que el resultado sea exitoso, no sólo en cuanto a la estética sino en cuanto a la calidad y protección que le queramos dar a nuestras paredes.

Por eso hoy te voy a contar cuáles son los pasos para preparar una pared para pintar. Para eso vas a necesitar:

– Lavandina o cloro

– Detergente

– Papel de diario

-Paños para limpiar

-Espátula

– Cepillo de alambre

– Sellador

– Polvo para preparar cemento rápido

– Un cuchillo o un cúter

– Lijadora y lijas para pared

– Removedor

Y ahora, manos a la obra, llego el momento de preparar la pared para después pintarla:

1- La primera medida es preventiva. Vas a tapar con el papel de diario todas aquellas superficies que no deseas manchar.

2. Lavas la pared con agua y detergente para remover tanto polvo como grasa que esté pegada a la pared. Si hay manchas de hongo o humedad usas la lavandina rebajada con algo de agua, nunca la mezcles con otros productos porque puede ser tóxico.

3- Si alguna mancha no salió con los productos anteriores vas a utilizar el removedor.

4- Una vez que sacaste todas las manchas hay que aplicar una capa aunque sea de sellador color blanco. Esto es para que luego la pared absorba menos pintura, logrando una mejor adhesión de la misma y, por supuesto, menos gastos.

5- Se espera a que se seque bien y vas a proceder a raspar a modo grosero toda la superficie. Para esto usas la espátula y el cepillo de alambre

6- Llegó el momento de lijar, rellenando los huecos con el cemento rápido. Una vez secado el cemento lijas sobre esa zona remendada también.

7- Por último, ventilas la habitación en cuestión y esperas un día entero para que asiente el polvo producto del lijado. También podes usar un trapo seco y removerlo vos mismo si quedo algo de polvo.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...



» »

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *