Qué pasa al sonar los dedos

Anuncios patrocinados


Te hemos contado cómo mejorar la memoria y ciertos trucos para leer más, cosas que ayudan en el día a día a mantener nuestro cerebro en funcionamiento. Pero, hay otras cuestiones que suelen estresarnos bastante, por ejemplo, los “TOCS” (trastornos obsesivos compulsivos). Todos tenemos algunos, ciertas personas tienen más que otras, pero, muchos tienen la costumbre de chasquear los dedos continuamente. Hoy, por eso, te contaremos qué pasa al sonar los dedos, algo que seguramente no sabias del todo bien.

Es algo sumamente natural, pocas veces nos detenemos para pensar qué es lo que sucede cuando lo hacemos, además, hay ciertos misterios alrededor de esta “costumbre” que no hemos resuelto. Nos preguntamos en realidad por qué crujen, aquí tenemos algunas respuestas.

Cuando retorcemos las manos solemos escuchar un crujido, es decir, un sonido fuerte. Algunos los crujen de forma continua, son casi expertos en la materia. Además, se utiliza en películas, series y demás como un símbolo de fuerza y amenaza. Pero, lo que ocurre dentro es bastante extraño. Es decir: el truco está en el líquido sinovial que rodea nuestras articulaciones. ¿Qué hace ese líquido? lubrica para evitar que los dedos se rocen entre los huesos y tengamos un desgaste doloroso y fuerte. Este liquido está compuesto de forma similar al plasma pero es un tanto más viscoso, en el interior hay gases, cuando movemos la articulación aumentamos el volumen de la cápsula sinovial y eso reduce la presión en puntos específicos.

Sonar los dedos

Como la presión disminuye el gas disuelto va a salir en forma de burbuja, eso es la “cavitación” un proceso similar a lo que sucede con una botella de gaseosa, es decir, cuando abrimos el gas intenta escapar, pero, cuando la articulación regresa a su lugar la burbuja debe estallar por falta de espacio, por eso escuchamos un sonido. Cuando estalla, para volver a disolverse el gas necesitamos varios minutos.

Muchos se preguntan qué pasa al sonar los dedos, si es algo bueno, algo malo, etc. Como sabemos hay leyendas urbanas que dicen que si sonamos los nudillos a la larga tendremos problemas de articulación, pero hay varios estudios al respecto y todos coinciden en que esto no es cierto, por ende, podemos seguir crujiendo los dedos sin problema.

El problema residiría en que sintamos algún dolor o movimiento poco normal, así, habría que ver si tenemos algún inconveniente en la zona. En el año 2009 se habló mucho acerca de un estudio del Doctor L. Unger que hablaba de este tema, lo que expresaba es que había crujido los dedos de una sola de sus manos al menos dos veces por día durante sesenta años, y eso le mostraba que no había diferencia entre una y otra mano, por ende, no había inconvenientes.

No hay diferencias tampoco entre las personas que suelen crujir los nudillos y aquellas que no, pero nadie está exento de tener algún problema, por lo cual, en caso de dolor o movimiento extraño deberíamos recurrir a ciertos estudios, pero, hasta el momento sabemos qué pasa al sonar los dedos: nada raro. Por ende, podemos seguir crujiendolos sin miedo alguno. No dudes en tomar estos consejos.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...



» »

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *