Trabajos que ya no existen

Anuncios patrocinados


El mundo ha avanzado muchísimo, estamos inmersos en el mundo de la tecnología que cada día avanza más. Ya sabemos cómo evitar el visto en Whatsapp, cómo ver películas gratis en YouTube. Es decir, todo está a nuestro alcance. Pero, a veces se nos despierta cierta curiosidad y queremos conocer un poco más de aquella época donde todo era diferente. Es por eso que hoy nos ponemos un poco nostálgicos y vamos a hablar de trabajos que ya no existen.

Con el correr del tiempo muchos empleos se han ido modificando, entre otras cosas por los avances industriales, tecnológicos, etc. Por lo cual muchos de ellos desaparecieron completamente y nosotros sabemos muy poco acerca de los mismos. Hoy te contaremos algunos:

Uno de los empleos es el de “Pregonero”. En varios países los pregoneros eran de suma importancia para conocer las noticias e informes más importantes de la comunidad. Por ejemplo, en España y en las colonias ellos eran quienes daban a conocer los informes oficiales, la información relevante, el estado del clima y demás. El antecedente más antiguo de esta profesión lo encontramos en la época de los romanos. Luego, había pregoneros en muchos países y en algunos encontramos su representación para las fiestas más populares.

Pregonero

Otro de los trabajos más importantes que ya dejaron de ser tales era el de “Colchonero”, obviamente, relacionado con la historia de los colchones y a cómo la fabricación de los mismos fue variando a lo largo del tiempo. Ellos se dedicaban a arreglar, rellenar y fabricar colchones, éstos eran de lana y fueron muy usados hasta el Siglo XX en España y las colonias de Latinoamerica. Iban recorriendo diferentes ciudades y ofrecían dicho servicio.

Otro curioso empleo era el de los “Despertadores” o “Knocker Up”. Muy conocidos en Gran Bretaña y sobre todo en Irlanda a fines del Siglo XVIII. Su trabajo era despertar a quienes iban a trabajar y lo hacían tocando sus ventanas o tirando piedras. Con la revolución industrial este trabajo estuvo en auge ya que eran vitales para que los obreros vayan a la fabrica.

Otra antigua profesión era la del “Médico de la peste negra”, sobre todo existieron en la Europa Medieval. Estaban dedicados, obviamente, a atender a aquellos que enfermaban de este tipo de epidemias y se fueron extendiendo cada vez más. En su máscara depositaban aromas para poder soportar el olor de los pacientes y obviamente para no contaminarse, ya que había una teoría, la miásmica de las enfermedades que sostenía que las mismas se propagaban por aires venenosos. Llevaban una vara para tocar a sus pacientes.

Medico de la peste negra

Las “Operadoras” también es otro de los trabajos que ya no existen. Las centrales telefónicas antes de ser automáticas eran operadas por personas que intentaban conectar las llamadas. La central automática fue inventada en 1888 y fue reemplazando este sistema manual.

En España, más precisamente en Madrid, en 1798 se institucionalizó la profesión de los “Serenos” quienes también tenian unida la profesión de “Farolero”. Eran aquellos que encendian las luces públicas y que vigilaban las calles con rondas nocturnas para informar el estado de tiempo y velar por la seguridad.

Los “Frenólogos” eran, justamente, los especialistas en frenología, considerada hoy por hoy una pseudociencia. Lo que hacían ellos era determinar el carácter, personalidad o tendencia criminal de las personas según su forma craneal y facciones. Esta teoría se desarrolló en 1800 y fue muy popular en el Siglo XIX.

También tenemos a los “Gandy dancers”. Este oficio tuvo su punto máximo con la construcción ferroviaria en Estados Unidos a principios del Siglo XX y lo que hacían era instalar y reparar vías y durmientes que en principio estaban hecho de madera y necesitaban ser reparados y cambiados.

Los “Cazadores de ratas” también existieron. Las ratas eran un gran problema para la salud y los cazadores se exponían a grandes peligros de enfermedad y mordedura pero eran un condimento social importante para evitar ciertas enfermedades propagadas por esta especie.

Cazadores de ratas

“Escuchar el cielo”, aunque no lo crean, también fue una profesión. Fue antes de la invención del radar, escuchar el cielo era muy importante para los ejércitos en la IGM ya que podía establecer una diferencia de “vida o muerte”. Había grandes aparatos, localizadores acústicos y los operaban estas personas. Con el radar esta labor quedó dentro del grupo de los trabajos que ya no existen.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...



» »

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *